Scala dei Turchi (escalera de los turcos)

En una playa de piedra blanca pasamos todo el día. Era un «spa natural». Había una parte con agua fresquita y otra calentita que daba un gustiko que flipas! Vimos atardecer tirados en esa antigua cala pero tuvimos que volver a la capital de la provincia, Agrigento. Decidimos, por si acaso, pillar el penúltimo bus para estar más tranquilos (ingenuos xD). Pasaron, los dos, a una velocidad que lo fliiiipas y es que, el primero, no paró y como nos cambiamos al otro lado de la carretera, el siguiente ni nos vió…PORCA LA MISERIA. Nos quedamos más tiraos que una colilla pero una pareja que había cenao en el restaurant de al lado nos acercó al pueblo más cercano. Una vez allí recordé que el dueño del albergue nos había dado su número de móvil por si «había problemas». Trakatrá, le llamamos!! tardó un poco pero ese día dormimos en casa. Nunca olvidaré lo que il signore Ruggero hizo por nosotros. Se lo agradecimos contínuamente pero él solo sonreía…

Tags: , ,