‎’Lametones por lo bajo en las altas esferas’

¡Que nadie se escandalice! En el sexo, lo visual, es secundario… Se dice, que la emperatriz china Wu Hu, de la Dinastía Tang, exigía a todos los dignatarios gubernamentales, incluso a los embajadores extranjeros, que le rindieran honores practicándole el cunniligus, es decir, el sexo oral. Pinturas antiguas la representan con las faldas levantadas, mientras que un personaje arrodillado le «rinde homenaje». ‘Anecdotario erótico-sexológico’, Anónimo.

Tags: , ,